SOBERANÍA ALIMENTARIA

“El derecho a una vida digna es también el derecho a una alimentación digna, sana, equilibrada y suficiente. La alimentación es un derecho humano fundamental del que depende llevar una vida plena, sana, activa y sin limitaciones.”
La OFP ha tenido la soberanía y la seguridad alimentaria como una de sus áreas de trabajo en la apuesta por la creación de condiciones alternativas para la superación del hambre y la desnutrición ocasionadas por la pobreza, el desempleo, el conflicto armado y la ausencia o ineficacia de políticas públicas que den respuesta a la problemática alimentaria que viven las mujeres y comunidades de los sectores populares. 

       Dentro de este área trabaja a través de los siguientes programas:
HUERTAS FAMILIARES MERCADO POPULAR
                                 

PRODUCCIÓN DE ALIMENTOSOBSERVATORIO LA MOHANA
COMEDORES POPULARESTALLERES
      
     
HUERTAS FAMILIARES



Ante la falta de recursos económicos para cubrir las necesidades básicas, se promueve la creación de pequeñas huertas familiares urbanas y rurales como alternativa a la adquisición de alimentos de primera necesidad.





MERCADO POPULAR

Consiste en la compra de los productos de consumo de los comedores directamente al campesinado, eliminando intermediarios. También abastece a las familias populares a precios por debajo de los comerciales.






COMEDORES POPULARES

Los comedores populares son los pioneros en nuestra apuesta por la seguridad alimentaria. Durante 15 años se han convertido no sólo en una alternativa para la superación del hambre, la desnutrición de las familias y el apoyo a la mujer trabajadora que debe garantizar alimento para sus hijos e hijas de modo económico y balanceado, sino también en espacios físicos para la resistencia, en los cuales, por medio de símbolos y de la convivencia diaria de las comunidades, se nutre un espíritu de solidaridad y de respaldo político desde las comunidades hacia la OFP. Los comedores generalmente funcionan dentro de las casas de la Mujer , lo que fortalece su valor como espacio humanitario para comunidades vulnerables. Además, las mujeres que preparan los alimentos también encuentran en el comedor popular una posibilidad de ingresos económicos para el sustento de sus familias.

Comedores populares Casas de la Mujer


Comedor popular La Victoria


Comedor estudiantil Colegio Camilo Torres Restrepo


Comedor popular universitario OFP-INUPAZ


La OFP trabaja desde el Observatorio la Mohana, con el apoyo de HEKS Colombia, una serie de campañas por el derecho a la alimentación que integran módulos formativos, que además de desarrollar la estrategia formativa sobre el derecho a la alimentación, la formación nutricional, seguridad y soberanía alimentaria, permiten realizar diagnósticos participativos sobre seguridad alimentaria y nutricional con las comunidades donde se apliquen, que se validan y complementan con otros instrumentos de análisis y recolección de información del Observatorio.
Estos módulos se trabajan especialmente con mujeres y con un enfoque de género, sobre todo teniendo en cuenta, a través de la experiencia y estudio de la Organización en esta materia, que las mujeres, madres, esposas, esposas, hijas, juegan un papel crucial en la seguridad nutricional de los hogares y sobre ellas recae la responsabilidad de proveer y administrar alimentos en un contexto adverso para la generación de ingresos, el acceso a los recursos productivos y la obtención suficiente de alimentos sanos y nutritivos. Por esta razón, se trabaja especialmente con mujeres, con el fin de transformar su entorno a partir del conocimiento crítico de la realidad que las rodea y de la puesta en marcha de estrategias y propuestas vertebradoras tanto en lo privado como en lo público a nivel local.
Los talleres formativos están divididos en cuatro momentos: un primer momento, en el cual se ambienta el tema y se motiva a las asistentes a participar de forma activa en un tema que a todas y todos nos interesa y se desarrolla mediante actividades que provocan el diálogo de saberes, el interés por aportar, aprender y mejorar la calidad de vida. Un segundo momento, COCINA PARA EL ALMA, el núcleo del taller, en el cual se realizan actividades enfocadas a lograr los objetivos generales del módulo.
En COCINA PARA EL ALMA, el tema se desarrolla a través de un conversatorio mientras las participantes realizan la preparación de una receta que incluye un menú completo. Son las propias participantes quienes aportan las recetas y entre todas se va construyendo un recetario, que además incluye las propiedades nutricionales y medicinales de los alimentos y las diferentes forma de cocinarlos. El tercer momento es una evaluación que permite identificar lo aprendido, las inquietudes, la participación y las consideraciones para mejorar el proceso de enseñanza y aprendizaje. Y por último, el cuarto momento del módulo consiste en fijar lo aprendido estableciendo con las participantes el acuerdo de realizar tareas relacionadas con la materia y los objetivos del taller para que en la cotidianidad se refleje lo aprendido y que a medio y largo plazo se culmine en un proceso participativo y colectivo de incidencia.